Maldita Ciudad


"El padre de Amaya me dijo una vez que una ciudad no se mide tomando en cuenta por lo que ta da, sino por aquello que no te quita".

Alberto Fuguet en el cuento "Extras"

No. Las ciudades no son absolutamente de quienes nacen, viven y mueren allí. Ni de los grupos familiares, apellidos y clanes que las dotan de su idiosincracia, carácter y costumbres. No.
También pueden ser tuyas. Más bien, si lo quieres y posees las suficientes dosis de memoria banal, se convierten en directas prolongaciones de tu organismo, en todas las dimensiones posibles, pero de forma especial de tus emociones.
En solitario o en conjunto, hayas sido pequeño o más grande, cada rincón de la ciudad puede llegar a ser tu vida misma hecha calle, esquina, plaza o avenida. Las recorres con frecuencia o muy a lo lejos, pero en ese aparente ejercicio, hijo de la más imberbe rutina, algo de ti se desprende y se mimetiza con ese entorno. Y nunca eres capaz de advertirlo en su momento.
Tiene que pasar algo de tiempo para que, emociones y recuerdos abiertos de por medio, ese trozo de ti que se quedó en algún rincón te detenga como una bofetada fría. Y sientes, hueles, oyes y ves ese pedazo de experiencia que sabe a risa y/o dolor; y que como una ola sin escape, te envuelve para tirarte, dejarte inerte por unos segundos, y hacerte sentir vivo otra vez.
Tu vista puede que esté aún en las miradas furtivas y silentes del transporte público, o en los rostros presurosos que entran y salen de las filas públicas. Quizás tus piernas yacen todavía cansadas en viejas escalinatas roídas por el tiempo, o bien, tiemblan aún en las esquinas del ese primer beso con sabor a nervio y miedo. Y hasta puede que de la misma forma,tu corazón esté tirado en un andén de metro, en el banco de una plaza o chorreando pena por una despedida en un terminal de buses.
Tu ciudad sabe tanto de ti pero sólo para ti. No revela ni indica secretos a extraños porque conoce bien la necesidad de permanecer ocultos de tus recuerdos. Y está al tanto de que, por más que no quieras o reniegues, volverás a ella cuando intentes amortiguar los dolores instantáneos que te cazen desprevenido.
Porque sabe a amigos, promesas, revelaciones, mentiras, derrotas, entrega, rompimientos, despedidas, 'primeras vistas', abrazos, cariño, risa y llanto. Cada esquina te espera siempre para prender tu corazón y avanzar o rebobinar; según sea tu dispoción de la mañana. O de la noche húmeda.
A cada cual las nombras como quieres. Y puede que aunque no lo desees, esa categoría lleve el título de una mujer u hombre. De un mal o buen recuerdo. De un vivo o un fantasma. O de algún ente inasible que aún te clave en tu frustración o deseo.
Son canciones, fotografías, textos, besos, rostros y promesas mirando a los ojos. Allí, perennes y siempre dispuestas a devolverte lo que dejaste, o a mostrarte lo que puede ser. Lo que no fue y lo que posees hoy. Son de ti, de tu amor y tu sombra. Vívelas y vuelve a las que sólo visitaste una vez. Es necesario. Siempre habrá una para construir. Una para ti.




Comentarios

INSTANTES dijo…
...las ciudades llevan encrustadas cada risa y lagrimas de sus habitantes.
saludos!!!!!
INSTANTES dijo…
incrustadasincrustadasincrustadas
incrustadasincrustadasincrustadas
incrustadasincrustadasincrustadas
incrustadasincrustadas.........................
sweetlitlegirl dijo…
Como no recordar al leer esto todos esos rincones que haces tuyos.
Saludos.
cassia dijo…
Te acuerdas lo que te dije que pensaba (o más bien sentía) de La Serena, al principio de la lectura como que sentí compasión de aquella ciudad pero después caí en la cuenta que La Serena no es mi ciudad nunca llegó a serlo,(ni creo que que lo será tampoco)ese es el punto, que esta ciudad se adentró sin mi permiso, sin haberla recorrido, sin haberla sentido, sin haberlo deseado en mis más íntimos miedos y emociones.
así que para mi no es más que una intrusa en mi historia.

PD: no me gusta criticar la narrativa. Es (la narrativa) otra forma de tratar de cientificar (o cuantificar)la literatura, prefiero comentar el tema, además que me tocó la fibra sensible, ja!
cassia dijo…
el comentario anterior es de "MAI"... por si no cachaste, besos, bye
Ely Cervantes dijo…
Hola
^^

Yo opino parecido a "Instantes" UNA CIUDAD... es imposible que no este llena de recuerdos, tiene impregnada la esencia de sus habitantes, cada risa, cada lágrima cada evento... creo que eso es lo que hace especial a cada una.

Mi ciudad es un tanto melancólica ^^

Un beso

Ely Cervantes
Anaís Sandiego dijo…
Me gusta esa idea de sentirme dueña de mi ciudad... Es muy cierto que uno impregna ciertos lugares con sus recuerdos, al punto que uno podría terminar hablando de "mi" parque, de "mi" esquina, de "mi" pub, porque allí me siento viva, conectada con esta ciudad gris y melancólica, pero que es mi ciudad al fin y al cabo.

Abrazos.

Anaís S.
Carla dijo…
Coool !!
Me pareció realmente genial que hayamos tenido algo parecido en mente. Ahhh... nuestras .
Urano efectivamente queda en el sur, en Concepción. Es muy lindo aquí en realidad, como en muchos lados. Amo las mañanas aquí.
El abrigo rojo?? Lo compré solo por darle la espalda al clima frío.

Saludos, Carla
econtre mucha razón en tu escrito profe... es bacán sentir eso de la cuidad... sinceramente nunca me habia detenido a pensar tal cosa.

Espero estes mejor de tu estómago, yo por mi parte,estoy mucho mejor, aunque mi novio esta re enfermo y temo que yo aporte :( jaja

saludos profeee :B
Clau dijo…
Me biene de perilla esta entrada, sobretodo porque es un tema que varias veces me he planteado.
Es verdad, la ciudades con el tiempo se convierten en parte de uno y saben todas esas cosas que has hecho y que nadie más conoce.

Debo reconocer que aunque a veces no me gusten muchas cosas de ella, aunque a veces me de rabia su gente, su estructura, o lo aburrido que me parece todo, es imposible no tomarle cariño, sobretodo cuando se ha crecido allí.
Hay gente que -desgraciadamente- no entiende eso, y yo prefiero no contestarles o no seguir con el tema, guardarme los sentimientos de "mi" ciudad, para mi solita. Egoista, no? Filo.

Saludos Pit
Saruki dijo…
Hay ciudades que uno las maldice por las marcas que nos dejan, pero de una u otra forma estamos arraigados a ellas.

Hace un par de días que llegué de conocer Puerto Aysén, vieras tú que tranquilo es... creo que es la ciudad hecha para mí. Pequeña, fría, con montañas nevadas.

Siempre que conozco un lugar nuevo, tal como dices tú.. trato de volver.
Hace bien.


Saludos Pedri!
María Nadie dijo…
Valdivia es mio, mio, mio
aun que deteste la lluvia :B

hola.
Kata dijo…
pasa con las ciudades, las calles, los barrios... algo parecido alo que sucede con las canciones...te evocan recuerdos, olores, fragmentos de tu vida y son partes de ti....