Vieja ruta

Le exigimos a la vida que devuelva las ganas. Que no deje de pulsar la luz de la manaña. Que nos abra las pupilas y nos arranque el roído placer. Aquél que tantas veces se disfrazó en la corriente para humedecer el ansia hasta el hartazgo. Reclamamos el regreso de la envidia en flor. Pedimos la vuelta del mejor color de ayer. Apelamos por el cofre de sonrisas extraviado en el tiempo de penumbra. Pues el desvelo incansable forjó un corazón que ya no sabe de ahogo. Izó hasta el extremo más alto la esperanza. Fijó la ruta en contracorriente haciendo burla del ocaso. Nos arrojó de nuevo al espiral de la aventura. Y nos llenó de nubes el nervio por el nuevo comienzo. Ya rebobinamos el nudo sin habla. Le pusimos candado a las miradas del miedo. Nos vestimos de la misma inocencia del nido. Blandimos firme la espada inquieta de la búsqueda. Formamos una hilera frente al derroído portal de la partida. Y uno a uno nos entregamos al frío del vacío. Todo vuelve a su lugar. De aquí se erige la nueva opción. Somos hoy, respiramos presente. Escribiremos, otra vez, en la vieja ruta de lo incierto.

Comentarios

INSTANTES dijo…
..me gusta eso "somos hoy"
saludos y que tengas un buen fin de semana.
hola :)
ay! que tengo tanto que contarte hombre !

:*