miércoles, marzo 17, 2010

Vestimentas ajenas

Cuando me visto poeta, la injusticia amaina, la angustia palidece y se oxigenan mis latidos. Cuando me visto poeta el aire huele mis sonidos y se derrumba el gris disfraz que ahorca a diario mis sentidos. El refugio abre sus brazos a mi cansancio, bañando de calma cada trozo de este corazón dormido. Cuando me visto poeta, la complicidad me encubre de aliento, y se humedece mi alma con el talentoso bálsamo de mis camaradas de versos. Así, mi refugio también ofrece respuesta a mi inspiración, y no se desvanecen en el aire mis balas de alma envueltas de palabras. Cuando me visto poeta, desaparezco en la alegría de mis deseos, mientras observo desde lejos la ignorancia geométrica de las masas uniformes. Aquí me pierdo para ser con gusto el que siempre llega tarde, el que no sabía de asomo alguno de ese fuego de tinta e historias que hacía erupción mar adentro. Cuando me visto poeta... cuando respiro poeta, sé que ya no habrá soledad que vacíe su noche en mis sueños; que ya no fluirá cansada la sangre al despertar. Cuando me visto poeta, me entero que cada borde de lágrimas no fue estupidez que anestesió mi crecer. Cuando me visto poeta, me oculto de versos para volver a crecer mi bien... para pintar de sentido mi ayer. Y así incendiar de gestos honestos el alma de los que quieren creer en mí, cuando me visto poeta.

5 comentarios:

carolita dijo...

es que
cuando te vistes poeta
te vistes de ti.

o eso creo yo por lo menos.

Honeyinyourcoffe.- dijo...

que lindo el escrito.
Estoy mucho más que bien, al menos creo.

Ya no duele casi nada, aveces un poco la melancolía, pero es tan normal.

Gracias siempre por la preocupación.
;*

Narvandi dijo...

Pintar de sentido mi ayer

que súper la frase.

un beso

Gustavo dijo...

Hola. Muy bueno el poema.Onda que cuando te vestis de poeta escribis bien.
Yo en cambio cuando me visto de poeta no hago mas que ensuciar las hojas con tinta. Esas que antes de que mis manos las hayan tomado tenian un color blanco totalmente limpido.
Y cuando me visto de poeta tambien me convierto en ladron. Le robo un valioso tiempo de su vida a la gente para que tengan que perder varios minutos leyendo las estupideces que escribo.
Hasta tal vez pueda actuar como sedante. Aburriendo a los demas hasta lograr que se duerman jaja.
Un abrazo y me alegra que la gente de Chile pueda volver de a poco a la vida que llevaba antes.

cassia dijo...

Que lindo!!! no se que màs decir. ojalà cuando publiques un libro me des uno autogtafiado, jaja.
Saludos.

Mai