lunes, octubre 26, 2009

Lunes

Como comprender
Como asimilar
Como desterrar

El dibujo del nudo inexpugnable
los anillos de esta hoguera
la ruta al vacío de esta quimera

Fantasma del día sin aviso
disfraz de la noche sin descanso
Pálido, gris, en letargo

Puñales afilados a la luna
un largo callejón silente
húmeda inquietud sonriente

Sin sabor, sin razón, sin mentor
enganchada se quedó la alegría
en la mochila del cansancio cada día

Eterno rodar de lo evidente
sinsabores, dudas, miedo
el cuerpo como un exiguo remedo

No las busquen, no las llamen
las ganas se hundirán impune
este es el desgraciado sabor de un lunes

jueves, octubre 22, 2009

Vieja ruta

Le exigimos a la vida que devuelva las ganas. Que no deje de pulsar la luz de la manaña. Que nos abra las pupilas y nos arranque el roído placer. Aquél que tantas veces se disfrazó en la corriente para humedecer el ansia hasta el hartazgo. Reclamamos el regreso de la envidia en flor. Pedimos la vuelta del mejor color de ayer. Apelamos por el cofre de sonrisas extraviado en el tiempo de penumbra. Pues el desvelo incansable forjó un corazón que ya no sabe de ahogo. Izó hasta el extremo más alto la esperanza. Fijó la ruta en contracorriente haciendo burla del ocaso. Nos arrojó de nuevo al espiral de la aventura. Y nos llenó de nubes el nervio por el nuevo comienzo. Ya rebobinamos el nudo sin habla. Le pusimos candado a las miradas del miedo. Nos vestimos de la misma inocencia del nido. Blandimos firme la espada inquieta de la búsqueda. Formamos una hilera frente al derroído portal de la partida. Y uno a uno nos entregamos al frío del vacío. Todo vuelve a su lugar. De aquí se erige la nueva opción. Somos hoy, respiramos presente. Escribiremos, otra vez, en la vieja ruta de lo incierto.

miércoles, octubre 21, 2009

En la orilla

Cuando la rabia se aquiete
Cuando las viejas esquinas nos vuelvan a cruzar
Cuando la pena sólo sea una ciega pasajera
Cuando la vida nos devuelva el papel protagónico
Cuando cambie un puñado de ansia por calor

Ya no desconfiarás de los cronistas
Volverás a cruzar el panteón de la vieja ciudad
Valorarás el mantra de mi recuerdo
Absorverás cada gota de mi presencia
Comprenderás que ya no puedes ocultarte
Culminarás por saber de mi

En una tarde quemante de sur y de pies descalzos
Anclados al viejo puente que nunca conectó las almas
Ocultarás tu verdad tras tu pelo ensortijado
De mentiras blancas y sentimientos ahogados
Mi indiferencia dejará tu cordura en ciernes
Mi paciencia exasperará tu inmadurez

Cuando las gotas de luz nos hagan abandono
Y la penumbra amenace nuevamente con aplastarnos
Allí, puestos otra vez en la orilla
Ahogaremos la mentira
Le haremos un funeral a la distancia
Enterraremos el puñal de la ignorancia
Pondremos lápida a la inconstancia

Y caminaremos de regreso
Por la ancha alameda del futuro
Tomarás mi mano
Callarás el obsesivo realismo
Soltarás el ahogo de tu sentimiento
Te envolverás de la negada valentía

Y serás mía para siempre...